Bitcoin
$48,516.48+2.23%
Ethereum
$3,484.77+0.38%
XRP
$1.09+1.60%
Cardano
$2.40+1.13%
Polkadot
$35.41+4.15%
Stellar
$0.326665+1.96%
Dogecoin
$0.243190-0.57%
Chainlink
$29.02+1.67%
Uniswap
$24.71-0.62%
Polygon
$1.39+3.88%
Litecoin
$183.33+1.02%
Bitcoin Cash
$637.01+1.65%
Algorand
$2.05+2.22%
Cosmos
$39.35+12.61%
Wrapped Bitcoin
$48,532.73+2.12%
Filecoin
$85.20+2.97%
The Graph
$0.839902+0.68%
Tron
$0.107649-1.31%
Ethereum Classic
$57.87+1.22%
Aave
$364.33-0.59%
Tezos
$6.54+2.36%
EOS
$5.48+0.64%
NEO
$49.95+0.76%
Monero
$271.59+4.04%
IOTA
$1.66+0.37%
BitTorrent
$0.003976+0.71%
Bitcoin SV
$159.03+0.91%
Waves
$29.63+1.09%
Maker
$2,874.33+1.40%
Dash
$204.98+1.71%
Decred
$146.37-0.45%
Decentraland
$0.831291+0.39%
ICON
$1.94+0.93%
NEM
$0.185806+0.83%
Zcash
$141.32+3.37%
Qtum
$12.62-0.61%
NuCypher
$0.331585+0.45%
Bitcoin Gold
$66.82+1.31%
Yearn Finance
$34,134.34+1.26%
OmiseGO
$8.62+2.23%
Basic Attention Token
$0.767585+1.25%
0x
$1.12+2.92%
Paxos Standard
$1.00+0.94%
Ren
$1.01+6.83%
Fetch.ai
$0.858192-2.44%
Bancor
$4.13+0.90%
Band Protocol
$9.41+1.71%
Siacoin
$0.018938+2.87%
Kava.io
$6.26+0.89%
Nano
$5.53+1.71%
Loopring
$0.461123-0.06%
Storj
$1.42+2.11%
Civic
$0.540279-1.68%
Numeraire
$48.90+12.66%
Lisk
$3.62+1.48%
Orchid
$0.373518+1.79%
PAX Gold
$1,766.51+0.42%
Augur
$26.31+0.84%
Aragon
$6.05+3.84%
Enzyme
$123.64+7.49%
district0x
$0.184459+3.98%
Kyber Network
$1.83-1.97%
SingularDTV
$0.001470+4.70%
Tether
$1.00-0.09%
USD Coin
$0.999989-0.12%
Dai
$1.00-0.01%

Puerto Rico: una isla con impuestos bajos donde el ecosistema cripto prospera

Trasladarse allí para evitar impuestos es afín a los objetivos del mundo de las criptomonedas: ambos quieren dejar atrás al estado y construir un sistema alternativo.

Aug 13, 2021 at 6:18 p.m. UTC
Updated Sep 14, 2021 at 1:40 p.m. UTC

La última media hora del viaje de regreso de Andrew Keys desde Manhattan a la oficina de ConsenSys en Brooklyn, Nueva York, fue una experiencia transformadora. El padre fundador de la blockchain Ethereum soñó con cómo la cadena de bloques podría mejorar el mundo —desde la digitalización del dinero hasta la descentralización de la web—, antes de salir de un vagón de metro en una mañana gris de invierno. Ahora prefiere llamar desde un paraíso tropical. 

Keys se mudó a Puerto Rico en enero de 2018, durante un punto álgido del anterior momento alcista del mercado cripto. Formó parte del grupo de primeros adoptantes de criptomonedas que buscaban aprovechar los generosos incentivos fiscales de la isla. Fue una tendencia que en su día simbolizó los excesos de la industria blockchain, un movimiento que se asentó durante el mercado bajista y que ahora está volviendo a aparecer.

Read this article in English.

La razón es tan clara como las aguas de la isla: Puerto Rico es un paraíso fiscal. Eso es cierto para todo el mundo, pero el enfoque no intervencionista de ese territorio sobre las ganancias de capital, los ingresos y los impuestos a las empresas es justo lo que los pro-capitalistas y escépticos del estado buscan en una residencia. Llámelo simpatía por las criptomonedas, con la ventaja de poder conservar el pasaporte estadounidense.

La última avalancha de emigrantes cripto hacia la isla es la muestra de que el traslado significa un negocio. Pantera, uno de los fondos de cobertura más seguidos en el segmento cripto, se ha trasladado a San Juan. También lo han hecho CoinMint, un gran minero de bitcoins; SuperRare, una consolidada plataforma de tokens no fungibles (NFT); y la legendaria y poderosa pareja cripto conformada por Amanda y Sam Cassatt, ex-ejecutivos de ConsenSys convertidos en gurú del marketing e inversor de capital de riesgo, respectivamente.

Hay hombres de dinero, programadores freelance y quienes prueban suerte en el ultramoderno negocio de las apuestas de ETH. Coral DeFi —una plataforma de gestión de inversiones—, Dex Grid —una startup de energía descentralizada— y el protocolo de finanzas descentralizadas (DeFI) BarnBridge surgieron de la nada en Puerto Rico. 

Y son más que bienvenidos: en 2012 Puerto Rico aprobó dos leyes, la Ley 20 y la Ley 22, destinadas a atraer a empresarios y corporaciones. La Ley 20 estableció un impuesto del 4% para las empresas exportadoras de servicios —consultoría de blockchain, por ejemplo— desde la isla. 

No obstante, la verdadera atracción es la Ley 22. Aunque oficialmente forma parte de Estados Unidos, la isla se ha aislado del código fiscal de ese país y exime a sus residentes de los impuestos sobre las ganancias de capital. Esto la convierte en el único lugar del territorio estadounidense en donde los ingresos por inversiones, intereses y dividendos no están sujetos a impuestos. Todo lo que hay que hacer es pasar 183 días al año en una isla conocida por sus playas blancas como perlas y sus rones oscuros (residir en un barco dentro de las aguas territoriales también sirve). 

“Yo no lo llamaría una laguna jurídica”, dijo Shehan Chandrasekera, contador público y cofundador de Column Tax. "No creo que sea algo oculto. Puerto Rico y otros paraísos fiscales son lugares comúnmente nombrados entre la comunidad de individuos de alto patrimonio." 

Numerosas jurisdicciones —muchas de ellas paraísos tropicales— compiten por el tesoro ofreciendo impuestos bajos o nulos. Algunas, como El Salvador, atraen directamente a la comunidad bitcoin. Pero sólo Puerto Rico, que está más cerca de Caracas que de Miami, ofrece a los residentes una forma fácil de mantener la ciudadanía estadounidense. 

Eso no significa que se encuentren trajes deambulando por las orillas de arena: al fin y al cabo, se trata de cripto. Incluso cuando Keys tomaba el tren L llevaba vaqueros y camiseta. Pero el nuevo movimiento de inmigración está más orientado al sector corporativo que el anterior, aunque sólo sea como reacción ante las pasadas críticas de querer establecer en Puerto Rico una "isla de blockchain".

Puertopia para siempre

En 2017 la exestrella infantil y candidato presidencial Brock Pierce presentó al mundo tanto la plataforma de contratos inteligentes EOS como la idea de una cripto-casa llamada "Puertopia." Estos últimos planes llamaron la atención de los medios de comunicación, y por una buena razón: Pierce y su equipo compraron hoteles, iglesias e incluso un antiguo hospital infantil para albergar su entorno cripto. Existían planes para constituir una ciudad.

Aunque los ricos han explotado durante mucho tiempo el sistema de evasión de impuestos de Puerto Rico, fue Pierce quien realmente introdujo el concepto en el mundo cripto. “Brock sigue siendo el número uno, por la cantidad de gente que tiene en su red, la cantidad de viajes que hace y la influencia que tiene en la comunidad”, dijo por teléfono desde San Juan Pedro Rivera, fundador de Crypto Mondays. 

A cambio de pagar muy pocos impuestos, estos cripto-ricos —en su mayoría hombres, al menos— reinvertirían su capital en Puerto Rico. Ese siempre ha sido el objetivo implícito de cualquier política fiscal favorable a las empresas, y con Pierce se convirtió en una promesa explícita. Y se hizo aún más real tras el huracán María, que devastó la ya frágil economía e infraestructura de la isla.

Pierce, quien ha prometido donar su multimillonaria fortuna en parte para apoyar a la patria que ha elegido, lanzó esfuerzos de reconstrucción en la vida real y dentro de la cadena (on-chain). Es difícil juzgar el impacto de ese trabajo. Se gastó dinero real, pero no fue el renacimiento anunciado. (Pierce no respondió a las múltiples peticiones de comentarios para este reportaje).

Por supuesto, la grave recesión del mercado —y más tarde la pandemia mundial— desbarató muchos de los planes más descabellados de reconstrucción. Pero nunca estuvo claro qué significaba reinventar la economía digital de Puerto Rico. O si se quería. 

El multimillonario Brock Pierce compró el que dice ser el monasterio más antiguo de América por $5 millones para convertirlo en un hotel boutique.

"La gente no tiene luz, electricidad, internet... sus techos tienen goteras", dijo Rivera, quien emigró del Bronx en 2017. "No les importa el cripto, hermano". 

Si la riqueza cripto tuvo algún efecto tangible en la recuperación de la isla, probablemente se hizo a nivel individual o fue demasiado local para ser notado, dijo. Rivera, por su parte, afirmó que ayudó a recaudar $27.000 para financiar el trabajo en el techo de Poet's Passage, un lugar de referencia local donde se celebran reuniones semanales de cripto. Recientemente, cerró una ronda de financiación de $100.000 respaldada por la comunidad de Crypto Monday para regalar billetera precargadas con $10 en criptomonedas a miles de niños de la organización sin fines de lucro Boys & Girls Clubs.

"He visto un montón de puertorriqueños que han hecho dinero en cripto invirtiendo en ello", dijo. ¿Pero qué ocurre con las empresas del sector y la creación de empleos bien remunerados para los habitantes de la isla? "Todavía no hemos sido capaces de hacer que eso florezca realmente", dijo. 

Para algunos, el vaporware, la evasión de impuestos, la transformación de un monasterio en un hotel boutique, todo se resume en una cosa: la explotación. La intelectual y escritora canadiense de izquierdas Naomi Klein analizó la situación y la llamó "criptocolonialismo"; Jillian Crandall, investigadora del Instituto Politécnico Rensselaer, la calificó como una forma perversa del "capitalismo del desastre". CoinDesk publicó un informe en el que se preguntaba si Puerto Rico podría sobrevivir a ser el "eterno patio de recreo", la aproximada traducción al latín del término "Puertopia".

"Si no fuera por el hecho de que Puerto Rico es un Estado Libre Asociado de Estados Unidos, el proyecto [Puertopia] se parecería de manera exacta al colonialismo: la política o práctica de adquirir el control político total o parcial de otro país, ocuparlo con colonos y explotarlo económicamente. Espera... No, en realidad sigue siendo colonialismo", escribió Bailey Reutzel, de CoinDesk, en 2018. Es un legado difícil de superar. 

Creando una isla blockchain

Habían pasado cuatro semanas de unas vacaciones originariamente de una semana en el Caribe cuando Keiko Yoshino se dio cuenta de que no quería irse. Voló de vuelta a Washington, D.C., donde trabajaba en el sector público, para empacar sus pertenencias y atar cabos sueltos. Llegó a San Juan con dos maletas y un nuevo título: directora ejecutiva de la Asociación de Comercio de Blockchain en Puerto Rico. 

"Si me hubieras preguntado en diciembre, habría dicho: 'Bitcoin, eso es como el dinero imaginario, ¿no?’”, dijo. Pero en Puerto Rico todo encajó, y se enamoró de la tecnología y de la isla. “Es un ambiente. Es la energía… Es muy distinto a lo que esperaba", dijo. "Aquí es muy diferente. Valores diferentes, prioridades diferentes". 

San Juan, Puerto Rico

Yoshino no es la primera persona en la que se piensa cuando se habla de cripto y Puerto Rico. No es rica en criptomonedas y no está buscando crear un colectivo anarcocapitalista. Ayudó a fundar la asociación blockchain para apoyar a la comunidad cripto local y puso a trabajar sus años de experiencia en el gobierno. Paga sus cuentas, pero no se hace rica.

Pero eso no impide que la gente la ataque. "En el pasado estuve en las redes sociales: escribieron mal mi nombre, me llamaron una cripto colonizadora", dijo. Como una recién llegada al sector, considera que la idea de que las startups de blockchain son usurpadoras malévolas es tan irrisoria como la de que van a revolucionar la isla en breve. 

"Esa idea está desconectada de la realidad", dice. En su trabajo de día está organizando una conferencia para este invierno. Los fines de semana juega al voleibol. Mencionó a un miembro de la asociación, Raincoat: una empresa de seguros que está utilizando la tecnología blockchain para ayudar a desembolsar pagos de seguros después de huracanes. Desde su punto de vista, el programa de incentivos fiscales ha ayudado mucho al país, pero no todo el mundo está de acuerdo. 

"Es un poco enfermizo cómo las corporaciones que están allí para aprovechar el impuesto a la exportación del 4% no hacen absolutamente nada para mejorar la economía local", dijo un trader de criptomonedas que se hace llamar "PVKT" en Reddit y pidió permanecer bajo su seudónimo. Se mudó allí en 2019, principalmente por los beneficios fiscales, antes de repatriarse. Viviendo en una ciudad turística dos años después del huracán María se enfrentó a apagones itinerantes que "no eran muy propicios para el comercio".  

También estaba la pobreza extrema que se veía: las casas de hormigón, las infraestructuras en ruinas, la falta de agua o de servicios básicos. Era difícil cuadrar su estilo de vida y el de quienes le rodeaban con la experiencia de la población local. "Se cambia mucho por los incentivos. Si lo único que te preocupa es el dinero y nada más, entonces puede que te convenga", dijo PVKT. 

JSON, un usuario de Twitter con ese seudónimo, también planeaba mudarse a Puerto Rico antes de enfrentarse a un dilema moral similar. "Cuando lo analizo en profundidad, hay muchas cosas que no son deseables. La gente rica se muda allí pero hace poco para contribuir a la economía local. La gente de la isla es muy amable, pero algunos sienten que se aprovechan de ellos", dijo. 

Si existe una comunidad cripto en Puerto Rico, es probable que se haya desarrollado debido al principio de proximidad. La mayoría de los cripto expatriados con los que hablé vivían en los mismos barrios de San Juan o Dorado, un enclave costero rico. Hay restaurantes de categoría mundial en donde los anfitriones hablan inglés y colegios privados a los que enviar a sus hijos. 

"Lo que ocurre es que hay una gran concentración de estas personas en zonas pequeñas", dijo Rivera. Aunque vive en un barrio mayoritariamente hispanohablante, prefiere relacionarse con la clase alta. "Todos vamos a los mismos sitios. No hay tantos lugares de alto nivel en Puerto Rico".

Eso no es necesariamente algo malo: aunque los ricos se libren de pagar impuestos sobre las plusvalías, siguen contribuyendo al Estado. Keys señaló que paga el impuesto de sociedades, el impuesto sobre la propiedad y el impuesto sobre las ventas. "Hay infinidad de impuestos que la gente seguirá teniendo que pagar. Aunque potencialmente más bajos", dijo. 

A veces, los expatriados se han enfrentado a más presión por su decisión de mudarse a Puerto Rico que por apostar por el dinero descentralizado de internet. Pero, en cierto sentido, mudarse al extranjero para escapar de la carga fiscal es similar a salirse del sistema monetario actual a través de las criptomonedas. Ambas son formas de dejar atrás al estado e intentar construir un sistema alternativo. 

"Nadie va a pagar todos esos impuestos", dijo Rivera sobre la factura fiscal comparativamente alta que le esperaba si se hubiera quedado en el Bronx. "Si tienes la oportunidad de no pagar, no es que nuestro gobierno necesite el dinero, hermano. Pueden imprimir dinero cuando quieran".

DISCLOSURE

The leader in news and information on cryptocurrency, digital assets and the future of money, CoinDesk is a media outlet that strives for the highest journalistic standards and abides by a strict set of editorial policies. CoinDesk is an independent operating subsidiary of Digital Currency Group, which invests in cryptocurrencies and blockchain startups.

Loading...