Funcionarios de la UE afirman que el euro digital se enfocará en el uso personal y no en la Web3

Los representantes del sector resaltaron que una moneda emitida por el Banco Central Europeo podría fracasar si no ofreciera algo más de lo que ya hacen el efectivo y las tarjetas de crédito.

AccessTimeIconSep 7, 2022 at 7:56 p.m. UTC

Jack Schickler is a CoinDesk reporter focused on crypto regulations, based in Brussels, Belgium. He doesn’t own any crypto.

Funcionarios de la Unión Europea (UE) afirmaron el miércoles que en su primera etapa el euro digital minorista solamente permitirá pagos realizados por personas y que no estará disponible para que las empresas puedan liquidar facturas, emitir cheques o utilizarlos en finanzas descentralizadas (DeFi).

Read this article in English.

El organismo aún no tomó la decisión sobre la emisión de una moneda digital de banco central (CBDC, por sus siglas en inglés) o si utilizará una tecnología blockchain del estilo Bitcoin. Sin embargo, se espera que a principios del año que viene se publique un proyecto de ley para habilitar una alternativa digital a los billetes y las monedas.

“Para la primera versión del euro digital seleccionamos tres casos de uso”, aseguró la responsable del programa del euro digital en el Banco Central Europeo, Evelien Witlox, en un evento organizado por el Comité Económico y Social, un organismo que asesora al gobierno de la UE.

Sigue a CoinDesk en Español en Twitter.

También agregó que las tres aplicaciones inmediatas serán pagos entre pares para transacciones con familiares y amigos, pagos consumidor-comercio (ya sea en tiendas físicas o digitales), y pagos a o por los gobiernos.

En una fase posterior, dijo Witlox, se podrían considerar otros usos de la CBDC, como pago de salarios, liquidaciones entre empresas, pagos automáticos y la funcionalidad necesaria para apoyar a las finanzas descentralizadas.

“El uso o no de una tecnología blockchain actualmente no está en investigación”, expresó, y añadió que los funcionarios primero deberían considerar los requisitos del sistema para estar seguros y saber que cuentan con recursos suficientes. “La tecnología no debe dirigir la funcionalidad”.

Witlox sostuvo que antes de finalizar el inicio del desarrollo, en septiembre de 2023, los funcionarios del banco central deben decidir cuál es su postura frente a temas como la manera en que se liquidarán las transacciones con un euro digital y cómo se compensará a los intermediarios.

Los funcionarios de la Comisión Europea, la responsable de proponer los proyectos de ley que podrían apoyar al euro digital, quieren que la CBDC esté preparada para el futuro y que pueda adaptarse a la Web3, y parecen estar de acuerdo en que no hay prisa para eso.

“Un euro digital debe satisfacer las nuevas necesidades de pago. También necesitamos estar dispuestos a adaptarnos y atender a esos usuarios [de la Web3]”, comentó Jan Ceyssens, jefe de la unidad de finanzas digitales de la comisión, durante el mismo evento.

Aunque las aplicaciones de finanzas descentralizadas “son más bien tendencias que se espera que ocupen un lugar en el futuro… hoy en día todavía no son una realidad”, dijo Ceyssens.

Sin embargo, el sector advirtió que el enfoque gradual del BCE podría poner en riesgo todo el plan. Algunos proyectos de CBDC anteriores fracasaron cuando no pudieron mejorar las condiciones donde las personas pudieran pagar fácilmente utilizando efectivo o tarjetas de crédito, expresó Jonas Gross, presidente de la Asociación del Euro Digital, un think tank especializado en CBDCs y otras formas de dinero digital.

En el mismo evento, Gross, cuya organización recibe el apoyo de empresas como Ripple y Circle, dijo que “un euro digital necesita tener beneficios y casos de uso claros”. Y agregó: “No es suficiente, desde mi punto de vista, decir que puede ser utilizado en pagos entre pares [o] para pagos en e-commerce… Tiene que hacer algo mejor que los métodos de pago que ya existen”.

Según las cifras publicadas por el Fondo Monetario Internacional la semana pasada, ya hay 97 países que están investigando, probando o utilizando efectivamente una CBDC.

Este artículo fue traducido por Natalia Paulovsky.


DISCLOSURE

Please note that our privacy policy, terms of use, cookies, and do not sell my personal information has been updated.

The leader in news and information on cryptocurrency, digital assets and the future of money, CoinDesk is a media outlet that strives for the highest journalistic standards and abides by a strict set of editorial policies. CoinDesk is an independent operating subsidiary of Digital Currency Group, which invests in cryptocurrencies and blockchain startups. As part of their compensation, certain CoinDesk employees, including editorial employees, may receive exposure to DCG equity in the form of stock appreciation rights, which vest over a multi-year period. CoinDesk journalists are not allowed to purchase stock outright in DCG.

CoinDesk - Unknown

Jack Schickler is a CoinDesk reporter focused on crypto regulations, based in Brussels, Belgium. He doesn’t own any crypto.

CoinDesk - Unknown

Jack Schickler is a CoinDesk reporter focused on crypto regulations, based in Brussels, Belgium. He doesn’t own any crypto.