Una plataforma global de CBDCs podría reducir costos de pagos transfronterizos, según el FMI

El Fondo Monetario Internacional sigue siendo escéptico acerca de un sistema privado, pero está impulsando nuevas ideas sobre monedas digitales respaldadas por estados.

AccessTimeIconSep 1, 2022 at 7:46 p.m. UTC

Jack Schickler is a CoinDesk reporter focused on crypto regulations, based in Brussels, Belgium. He doesn’t own any crypto.

El personal del Fondo Monetario Internacional sugirió el jueves la creación de una plataforma global para pagos transfronterizos y reiteró los llamados para regular un sector cripto que, según los funcionarios, es inestable, ineficiente y está plagado de estafas.

Read this article in English.

El organismo internacional dedicó su revista trimestral, Finance & Development, a la "revolución del dinero", la cual incluyó una contribución de Michael Casey, de CoinDesk. No obstante, otros autores ofrecieron pocas esperanzas para los entusiastas de las criptomonedas, ya que los funcionarios públicos están en gran medida a favor de soluciones respaldadas por los estados, como las monedas digitales del banco central (CBDCs).

Sigue a CoinDesk en Español en Twitter.

La revista también se refirió a temas de salud, política fiscal y cambio climático.

Tobias Adrian, director del departamento de mercados monetarios y capital del FMI, quiere que el FMI desarrolle un nuevo sistema para reducir los costos de las transferencias internacionales. La plataforma aceptaría pagos de CBDCs, los mantendría en custodia y emitiría tokens contra ellos, dijo.

“El sector privado podría ampliar los usos de la plataforma mediante la redacción de contratos inteligentes”, dijo Adrian, prometiendo más documentos sobre cómo los bancos centrales del mundo podrían trabajar juntos en el proyecto.

Las cifras publicadas por el FMI sugieren que alrededor de 97 países están investigando, probando o implementando una CBDC, lo que plantea la pregunta sobre cómo las diferentes CBDCs trabajarían juntas para permitir pagos transfronterizos, un proceso que sería costoso y poco confiable bajo el actual tradicional sistema financiero conocido como banca corresponsal.

En marzo, un proyecto que incluía a Australia y Sudáfrica llegó a la conclusión de que las plataformas de CBDCs transfronterizas son "técnicamente viables", pero los funcionarios se han mostrado más escépticos sobre el potencial de que una empresa cripto privada tome las riendas.

La propia cautela del FMI sobre bitcoin ahora se hace eco de otros organismos internacionales, como el Banco de Pagos Internacionales (BIS), organismo con sede en Suiza conformado por los principales bancos centrales del mundo.

“Cualquier transacción legítima que se pueda realizar con criptomonedas se puede lograr mejor con dinero del banco central”, escribió el gerente general del BIS, Agustín Carstens, en un artículo publicado el jueves. “Las criptomonedas no son ni estables ni eficientes… sus participantes no son responsables ante la sociedad. Los frecuentes fraudes, robos y estafas han generado serias preocupaciones sobre la integridad del mercado”.

Esas preocupaciones se repiten en jurisdicciones como Singapur, cuyo gobernador del banco central, Ravi Menon, escribió que “las criptomonedas privadas, de las cuales bitcoin es probablemente la más conocida, fallan como dinero”.

Menon repitió las anteriores promesas de imponer más restricciones al acceso de las personas a las criptomonedas y dijo que el caso de una CBDC que puedan usar los ciudadanos comunes "no es convincente por ahora".

Pero con jurisdicciones como Japón, EE. UU. y la Unión Europea redactando cada vez más leyes nacionales y regionales sobre activos cripto, está comenzando a generarse preocupación, ya que las regulaciones incompatibles podrían bloquear el sistema financiero mundial.

“La preocupación es que cuanto más tarde esto, más autoridades nacionales quedarán atrapadas en diferentes marcos regulatorios”, escribió Aditya Narain, subdirectora del departamento de mercados monetarios y de capital del FMI, en un documento. En él, realizó un llamado para que la respuesta global sea coordinada, consistente e integral, para cubrir “todos los actores y todos los aspectos del ecosistema cripto”.

Este artículo fue traducido por Marina Lammertyn.

DISCLOSURE

Please note that our privacy policy, terms of use, cookies, and do not sell my personal information has been updated.

The leader in news and information on cryptocurrency, digital assets and the future of money, CoinDesk is a media outlet that strives for the highest journalistic standards and abides by a strict set of editorial policies. CoinDesk is an independent operating subsidiary of Digital Currency Group, which invests in cryptocurrencies and blockchain startups. As part of their compensation, certain CoinDesk employees, including editorial employees, may receive exposure to DCG equity in the form of stock appreciation rights, which vest over a multi-year period. CoinDesk journalists are not allowed to purchase stock outright in DCG.

CoinDesk - Unknown

Jack Schickler is a CoinDesk reporter focused on crypto regulations, based in Brussels, Belgium. He doesn’t own any crypto.

CoinDesk - Unknown

Jack Schickler is a CoinDesk reporter focused on crypto regulations, based in Brussels, Belgium. He doesn’t own any crypto.