Jackson Wood is a portfolio manager at Freedom Day Solutions, where he manages the crypto strategy. He is a contributing writer for CoinDesk’s Crypto Explainer+ and the Crypto for Advisors newsletter.

En 2012, siendo un entusiasta estudiante de economía, decidí que quería invertir en bitcoin (BTC) parte del dinero que tenía. Era un proceso complicado que implicaba conducir hasta Walmart (WMT) y enviar un giro postal de MoneyGram a una empresa llamada ZipZap, que luego enviaría mi dinero a una empresa llamada BitInstant. Al cabo de unas semanas, BitInstant depositaba mi bitcoin en mi wallet de la casa de cambio japonesa Mt. Gox. El proceso completo duraba más de tres semanas, y siempre me pregunté cómo esta innovadora moneda digital podría llegar a sustituir a su competencia si requería un proceso así de largo.

Read this article in English.

Poco después de mi primera experiencia con bitcoin aparecieron en escena empresas centralizadas como Coinbase (COIN), QuadrigaCX y Bitstamp. Estas compañías tenían cuentas bancarias, lo que significaba que estaban esencialmente conectadas al sistema financiero moderno y facilitaban significativamente la compra de criptomonedas.

Estos exchanges centralizados parecían funcionar perfectamente, hasta que dejaron de hacerlo. Mt. Gox fue atacado en 2014 y se robaron más de 850.000 bitcoins. Bitstamp fue hackeado en 2015, BTC-e cerró en 2017 y el infame QuadrigaCX fue hackeado por su dueño y CEO en 2018, y finalmente cerró en 2019 habiendo perdido todas las criptomonedas de sus clientes.

No todos los exchanges centralizados han tenido problemas. Hay muchos que actualmente operan y han tenido años de operaciones comerciales exitosas y muchos clientes felices. Sin embargo, estas compañías tienen sus propios aspectos negativos. Están obligadas a obedecer las regulaciones de conocimiento del consumidor (KYC, por sus siglas en inglés) del país en el que residen, tienen límites en cuanto al tamaño de la cartera de pedidos y requieren que el usuario confíe en la solvencia del negocio, algo que a menudo es visto como negativo por los usuarios nativos de cripto.

Una combinación de estos problemas, junto con el desarrollo de los contratos inteligentes, finalmente condujo a una solución elegante: una plataforma de intercambio construida enteramente en cripto, que no requiera demconfianza y que sea descentralizada: un exchange descentralizado.

Beneficios de los DEX

Los DEXs son contratos inteligentes muy complejos, pero tienen objetivos simples: proporcionar liquidez a cualquiera que desee comerciar con criptomonedas. El DEX más popular es Uniswap, que está construido completamente sobre la blockchain de Ethereum. Uniswap proporciona una plataforma de trading descentralizada para cualquier usuario de cripto que desee comerciar con tokens basados en Ethereum.

Los DEXs tienen algunos beneficios significativos en comparación con los exchanges centralizados. No requieren KYC y operan 24/7. También proporcionan a los inversores oportunidades de yield farming, que son oportunidades para ayudar a facilitar el intercambio o trading descentralizado de activos digitales a cambio de una pequeña comisión. Y el código del contrato inteligente (Uniswap está escrito en Solidity) es abierto y transparente, lo que permite a los nativos cripto simplemente verificar el código en lugar de confiar en que una empresa centralizada sea solvente.

Sin embargo, los DEXs tienen algunos inconvenientes. Las transacciones son irrevocables, sólo permiten comerciar con un único activo de la cadena —Uniswap sólo está en Ethereum, por ejemplo— y existe el riesgo de fraude y el riesgo impermanente.

Cómo funcionan los DEXs

A diferencia de los exchanges centralizados (tanto en criptomonedas como en finanzas tradicionales, o TradFi) que utilizan libros de órdenes, un sistema que ha funcionado bien durante más de dos siglos, los DEXs utilizan dos innovaciones para proporcionar servicios a sus usuarios: grupos de liquidez y servicios automatizados de creadores de mercado (o market makers).

Esencialmente, los DEXs proporcionan liquidez —pools de activos emparejados— que los operadores pueden utilizar para intercambiar un token por otro. Los pools de liquidez son contratos inteligentes que los operadores utilizan para entrar y salir de ciertos tokens en función de sus objetivos. Los servicios automatizados de los creadores de mercado son complejos contratos inteligentes dentro de los conjuntos de liquidez que controlan el precio de ciertos trading pairs en pools de liquidez y aumentan o disminuyen el precio en función de la oferta y la demanda en el mercado.

El contrato inteligente que gobierna los pools de liquidez se basa en una fórmula específica para determinar el precio de cada token. La fórmula es X * Y = k. Tanto X como Y están representados por tokens, y k representa la constante. Esta fórmula gobierna esencialmente el pool de liquidez.

Los pools de liquidez no sólo ofrecen a los operadores acceso a liquidez descentralizada, sino que también ofrecen oportunidades de inversión a aquellos que deseen apostar por activos en el pool de liquidez. Cuando un usuario intercambia activos a través de un pool de liquidez, se paga una comisión muy pequeña a las personas que proporcionan la liquidez. Para decirlo en términos comunes de TradFi, quienes aportan capital a los pools de liquidez ganan esencialmente una comisión similar a la de un creador de mercado. Los pools de liquidez, especialmente los nuevos, ofrecen rendimientos muy elevados a los inversores. Este concepto se denomina "yield farming", y ofrece oportunidades de ingresos a quienes entienden el concepto.

En el cuarto trimestre de 2021, por ejemplo, Uniswap procesó operaciones por $238.400 millones, un aumento de 61% comparado con el tercer trimestre. Un total de $681.100 millones se negociaron a través de los pools de liquidez de Uniswap en 2021.

Conclusiones

La principal conclusión es que los DEXs ofrecen los mismos servicios que los exchanges centralizados, pero lo hacen de forma anónima y sin confianza. La tecnología permite ahora que esto exista fuera de cualquier industria regulada y aumenta el acceso a estos servicios financieros para todos.

Antes de la creación de Ethereum, los operadores se veían obligados a utilizar un sistema centralizado para intercambiar y negociar cualquier activo. Los contratos inteligentes han abierto las puertas a un sistema financiero sin confianza y completamente abierto que, si se utiliza correctamente, tiene la posibilidad de aportar beneficios económicos a todos los participantes.

Este artículo fue traducido por Andrés Engler.

DISCLOSURE

Please note that our privacy policy, terms of use, cookies, and do not sell my personal information has been updated.

The leader in news and information on cryptocurrency, digital assets and the future of money, CoinDesk is a media outlet that strives for the highest journalistic standards and abides by a strict set of editorial policies. CoinDesk is an independent operating subsidiary of Digital Currency Group, which invests in cryptocurrencies and blockchain startups. As part of their compensation, certain CoinDesk employees, including editorial employees, may receive exposure to DCG equity in the form of stock appreciation rights, which vest over a multi-year period. CoinDesk journalists are not allowed to purchase stock outright in DCG.

CoinDesk - Unknown

Jackson Wood is a portfolio manager at Freedom Day Solutions, where he manages the crypto strategy. He is a contributing writer for CoinDesk’s Crypto Explainer+ and the Crypto for Advisors newsletter.

Jackson Wood is a portfolio manager at Freedom Day Solutions, where he manages the crypto strategy. He is a contributing writer for CoinDesk’s Crypto Explainer+ and the Crypto for Advisors newsletter.